UN EQUIPO-UN OBJETIVO

Nacional salió a jugar la final como todos los hinchas soñamos, con actitud, coraje, entrega y sobre todo siendo un EQUIPO en cancha.

Ligüera decía en conferencia de prensa que las finales se ganan y después se ve el cómo. Toda esa frase se vio reflejada en este partido.

La planificación del DT sorprendió, fuimos un equipo corto en defensa y estirado cuando teníamos la pelota.

Realizó pocas variantes tácticas pero modificó el lugar de la cancha donde se paró Nacional y sobre todo le dio la confianza a Trasante para jugar de «Comodín», lo liberó, fue el primero en salir a presionar, no permitiendo que el rival salga con claridad desde el fondo y esto generaba que la pelota termine en los pies de Irrazabal, que no tenía otra que reventar hacia adelante.

Desde los primeros minutos se podía ver un equipo muy agresivo, intenso, ahogando al rival, pero todo de manera coordinada, cuando venía por la derecha salía Trasante, entonces Carballo y Neves formaban un doble cinco, si la jugada venía por la izquierda el que presionaba era Carballo y Trasante ocupaba el doble cinco con Neves. La presión se daba en bloque, acompañaron el extremo que estaba en la zona de presión y Bergessio.

Seguramente se tuvo en cuenta los 120 minutos que había jugado la visita cuatro días antes y paró en cancha a un equipo molesto, corredor e intenso

Comenzó el partido y Nacional ya generaba tiros de esquina, el primero queda rebotado, viene hacia la derecha, Trezza la pelea con mucha decisión, se la roba a Acosta y la pelota termina en tiro de esquina.

Iban 6´ minutos, Ocampo se para de manera paralela a la línea lateral, le pega de borde interno con mucha precisión, fuerza y rosca, todo lo que complica a cualquier golero, la pelota va al segundo palo bajando de forma repentina, Bergessio anticipa con la punta del pie y la pelota se mete contra el palo, marcando el 1 a 0.

Además del control de todo lo que implica el juego, Nacional se ponía en ventaja de manera muy temprana.

Empezamos a mover el balón, Neves se paraba en línea final para buscar salir con prolijidad del fondo, los zagueros estiraban la cancha siendo opción de pase y cuando no había salida, el que pegaba para dividir era Rochet, esto hacía que la visita corra atrás de la pelota y genere mayor desgaste.

Si bien no se generaban opciones claras de gol, el dominio y el manejo del partido era todo nuestro, se generaban faltas cerca del área y tiros de esquina. A los 28´ minutos se da un nuevo córner desde la derecha, ejecuta Ocampo con la misma precisión, fuerza y rosca, pero esta vez al primer palo, Bergessio se desmarca, queda solo, cabecea y marca el 2 a 0.

En ese momento Rentistas se desespera y aparecen los mejores 5 minutos de Nacional, con Ocampo imparable, encarando a todos los rivales, Acosta le comete falta de atrás que debió ser la segunda amarilla. En la siguiente jugada elude a 3 rivales y dentro del área mete la pelota para Bergessio que no llega por muy poco.

Se va el primer tiempo con una ventaja de 2 goles.

Para la segunda mitad Rentistas se para unos metros más adelante, ingresa Vega que se para por izquierda y pasa Abero por derecha adelantándose unos metros, jugando casi como extremo. Esto hizo que Ocampo y Trezza retrocedan.

Rentistas manejó un poco mejor la pelota y Nacional se paró buscando la contra, cortando rápido y saliendo con velocidad. Comienza a tener mayor protagonismo Carballo que con mucho criterio manejó la pelota, incluso se animó a tirar varios lujos en la mitad de la cancha.

A los 65´ minutos en un nuevo tiro de esquina ejecutado por Ocampo, el que aparece en el área es Laborda, salta más que todos (como en el Paladino) y mete un cabezazo tremendo para marcar el 3 a 0.

A partir de ahí la visita con mucha rebeldía intentaba avanzar en cancha, remató de afuera, metió la pelota en el área con las armas que tenía, pero Nacional se mostró siempre muy firme.

Quedaban dos incidencias importantes, la primera es un puñetazo de Amondarain que debió ser tarjeta roja, pero el árbitro Ostojich no la interpretó así y el VAR que se supone está para revisar estas incidencias tampoco (que mal uso se hace de esta herramienta).

La segunda es la atajada de Sergio Rochet (mejor arquero uruguayo en el mundo), que se la sacó del ángulo a S. Rodríguez en la última jugada del partido.

Gran triunfo de Nacional, se jugó una final como se tiene que jugar, dominando todos los aspectos del juego.
Una planificación de Ligüera muy acertada, una interpretación de los jugadores al pie de la letra, no hubo fisuras, jugaron como un equipo.

Destacar a todos los jugadores, se llegó a este partido con un equipo titular que tiene 23 años de promedio de edad y todos rindieron al máximo.

Rochet: Tuvo una atajada y fue vital para mantener la diferencia, la sacó del ángulo.

Laborda: Es el parche del equipo, juega donde lo necesiten, siempre rinde, se adapta y genera valor agregado, ayer fue el tercer gol.

Corujo: Asume su rol de segundo capitán, firme, seguro.

Marichal: Espectacular partido del juvenil que suma su segundo partido como titular, seguro, hizo lo que debía en cada jugada, se animó a salir jugando.

Oliveros: Controló el sector, se mostró como salida, viene mejorando su rendimiento.

Neves: Fue el balance, ordenado, marcó los momentos y se replegó para la salida del fondo.

Carballo: Muy táctico, entiende cual es su función, presionó cuando se necesitaba y se replegó en otras ocasiones, tiró varios lujos.

Trasante: Ligüera lo recuperó, le dio la confianza y hoy es el jugador que convierte al equipo en más agresivo, intenso, es un calambre para los rivales.

Trezza: Muy buen despliegue, juega a velocidad todo el partido, es otro que le agrega intensidad al equipo, genera el córner en el primer gol y va de área a área.

Ocampo: La figura de Nacional, nunca lo pudieron interpretar los rivales, no adivinaron un solo amague, imparable, leyó las jugadas perfectamente, generó muchas faltas y como detalle final ejecuta las 3 asistencias para los goles de pelota quieta.

Bergessio: ¿Se puede decir algo más del Capitán? siempre está, tiene el don de atacar el lugar donde va a caer la pelota, genera muchas jugadas peleando con los rivales, es nuestro goleador del siglo 21 y el referente de este equipo.

Capítulo aparte para Martín Ligüera, en 10 días de trabajo le cambió la cara al equipo, le dio lo que necesitaba, sin hacer muchas variantes tácticas, pero si corrigiendo desde lo posicional, ya no sufrimos por las bandas, ya no somos un equipo de espera, nos paramos en campo rival, vibramos mucho más el partido, somos un equipo aguerrido, con los mismos jugadores, incluso sin poder contar con los cinco que quedaron descartados, potenció al equipo.

Estamos a 90´ minutos de conseguir el objetivo, llegamos con una ventaja importante pero no definitiva, el miércoles en el Complejo Rentistas va a haber un Campeón Uruguayo 2020, esperemos que sea el Decano del fútbol uruguayo.

Vamos Nacional!!!!

Santiago Canale
laabdon.com.uy