Se terminó el recreo

Hace un tiempo escribí una opinión acá mismo donde daba mis motivos de porqué no creía que Giordano fuera el responsable principal de este momento raro que estamos viviendo.

Evidentemente tenía su parte de responsabilidad, eso no se discute, pero sigo creyendo que acá hay algo que va más allá.

Yo fui uno de los que siempre pedí un plantel de juveniles, que siempre gastábamos un montón de plata en “veteranos” y “figuras” que nunca rendían mientras que ninguno pudo alcanzar el nivel que mostraron algunos juveniles cuando se les dio la oportunidad, llámese Lodeiro, Coates, Viña, etc.

Evidentemente queda demostrado que sin la mixtura de un plantel con experientes, te puede pasar lo que nos está pasando.

Nacional es una bolsa de nervios y de malas decisiones. Apurado, fastidioso, molesto, pensando varios pasos más adelante del verdadero paso que tengo que dar, tratando de hacer el segundo gol antes del primero, como suele decirse.

Es verdad también, que equipos experientes han perdido campeonatos insólitos donde teníamos un montón de puntos por delante y es conocido que en los últimos años los equipos descendidos también nos han complicado un montón las cosas, fue el caso de El Tanque y Sud América hace un par de campeonatos, también nos pasó con Atenas, con Danubio hace 3 fechas y este mismo torneo con estos mismos Boston y Deportivo Maldonado. Tampoco se trata de hacerse los otros y echarles toda la culpa a los gurises.

En fin, dejando de lado todos estos asuntos y yendo al partido de anoche, solo queda pensar en un final de torneo complicado.

Si bien hay chances porque potencial sobra, habrá que bajar mucho los nervios, controlar la ansiedad y crecer un montón, no sólo pensando en Maldonado sino más que nada en lo que sería una final con Liverpool o Rentistas ( si, yo también estoy pensando en el segundo gol antes que en el primero) .

Debemos aprender a jugar con la mala, debemos aprender a resolver sabiendo que estamos en la mala, que jugamos mal pero la suerte ya no nos acompaña, que la pelota pega en el travesaño, recorre toda la línea y se va , le cae a las manos del golero, revota en todas las piernas que hay adelante y nunca entra, mientras que los rivales tiran 2 centros y ya nos están ganando.

Acá está la mano del técnico, de los referentes que hayan, de Sosita, de los amigos, de la familia, de nosotros, de hacerles recuperar la confianza que han ido perdiendo partido a partido, de que vuelvan a creer y de que aun nada está perdido.

No sé si hay muchas variantes tácticas o técnicas que nos puedan rescatar hoy en día, creo que ya es tarde para grandes cambios. A mi sigue sin gustarme Oliveros de lateral, no encontramos el 5 , Bergessio está peleadisimo con la pelota, García se desinfló completamente y parece que sólo dependemos de los chispazos de Ocampo.

Martínez ayer estuvo desconocido mientras que Carballo sigue siendo el mejor por lejos, Méndez no encuentra nunca la forma de llegar bien al fondo, Vecino quiere y quiere pero no coordina mientras que los demás no han tenido mucha chance de aportar .

Ayer encima Corujo que venía siendo de lo mejor tuvo una noche para el olvido y se sumó al nerviosismo que ha mostrado Orihuela en los ultimos partidos y terminaron redondeando un partido muy malo.

La situación es dura, pero depende de los jugadores, nadie más que ellos deben estar tristes y preocupados por esta situación y nadie más que ellos tienen la posibilidad de jugar los mejores 180 minutos de sus vidas y cerrar un año durísimo de la mejor manera. Confiamos en ustedes!!

Andrés Terranova

laabdon.com.uy