Pasando raya

Compartir!

Hace días que se me pasa por la cabeza y pienso en como fue el año de Nacional, y no logro definirme y mucho menos ponerme de acuerdo conmigo mismo.

Lo primero que hago es pensar en las cosas positivas, que para mí fue:

El primer semestre hasta el partido con Estudiantes donde se vio un Nacional con mucha dinámica, los partidos contra Chapecoense, Banfield, Fluminense (en la ida), habernos metido en la fase de grupos de la Copa Libertadores, los campeonatos Apertura e Intermedio, además del afianzamiento y nivel demostrado en el primer equipo de Corujo y Oliva. Agregarle los buenos desempeños de Bergessio, Viudez(en algunos partidos) también de Espino y por qué no la rotación del plantel que hacía que todos estuvieran motivados y con ganas de entrar en el equipo titular.

Eso nos hizo ilusionarnos, se veía un equipo muy firme y con convicción en lo que planteaba el técnico.

Del “Cacique” decir que agarró el equipo en un momento complicado institucionalmente, le puso garra y trabajo, se adaptó al plantel que tenía y potenció valores que casi ninguno conocía, le dio minutos a Neves, Coelho, Labandeira y Ocampo. Es verdad que ninguno se pudo afianzar como titular pero tuvieron buenas participaciones y algunas no tanto.

También le dio minutos a Mejía que tuvo grandes actuaciones, hizo que el “Colo” Romero volviera a su nivel y también cuando estuvo en condiciones sanitarias Fucile tuvo grandes participaciones, además del rendimiento del “Chory” Castro.

Para mi gusto todos ellos fueron potenciados por el estilo de jugar del equipo del Cacique.

Para reprocharle:

El no seguir con el mismo estilo en el segundo semestre, se perdió la presión y la verticalidad que tenía el equipo, el partido que se nos escapa contra Estudiantes, el no poder ganar ningún clásico oficial (aunque jugamos mejor que el rival) además de no utilizar en mayor medida la ductilidad del “Cabeza” Rodríguez y no encontrar un compañero de zaga al “Rafa” García, solo cuando puso a Rolín se vio un poco más firme la defensa, eso trajo inestabilidad y empezó hacer mella en el equipo,jugadores que venían con gran nivel bajaron mucho su producción, los casos más resonantes son los de Espino, Viudez y Oliva, también a Bergessio se le mojó la pólvora y no estuvo tan efectivo en la segunda mitad del año.

 El “Cacique” rotó al equipo buscando soluciones y no las encontró y a veces le dio mucha participación a jugadores que a mi entender no lo merecían. También se trajo a Webó y jugo en total 90 minutos, a eso sumarle el bajo rendimiento de Guillermo Cotugno y traer un jugador que solo podía jugar por el campeonato local como lo fue Angeleri, esto último no fue responsabilidad de Medina exclusivamente, pero la realidad es que dio el visto bueno para que vinieran.

Para terminar, se perdió la Anual que a mitad de año parecía imperdible. 

En fin, el “Cacique” tuvo su primera prueba de fuego, después de haber tenido su primera experiencia como técnico en la Tercera de Nacional donde ganó todo, sé que va aprender de los errores y que va a volver al Club mucho más capacitado para tomar las riendas del primer equipo.

Yo sigo en la disyuntiva si estuvo bien que se alejara de Nacional porque creo que es un técnico que puede crecer mucho y tiene la capacidad y la personalidad para hacerlo, aunque también me parece que en un cuadro como Nacional estas muy ligado al éxito o al fracaso dependiendo de cómo te vaya en los campeonatos y en los clásicos y si pasamos raya a fin de año el resultado final no da positivo, aunque rescato muchas cosas que nos dio y nos potenció.

Guillermo Canale
laabdon.com.uy

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *