No, es tan difícil

Cuantas veces sentados en nuestro sillón, o tirados en la cama nos dedicamos a mirar un partido de fútbol y a sacar conclusiones del tipo : “ están todo el día con la pelotita y no se dan un pase a dos metros” o “tan difícil es meter un centro al área” . Seguramente la mayoría de veces algún comentario de esos se nos escapa. Últimamente anda uno muy de moda y es “Giordano no sabe nada de fútbol” o “no se entiende que planifica en la semana” .

Muchas veces estas expresiones se dan en forma de cuestionamiento pero ya le saqué los signos porque es obvio que su respuesta es obvia;  !Claro que si! No es nada difícil darse un pase a dos metros sin que el rival adivine a donde va a ir la pelota o que simplemente la misma vaya más o menos para donde está mi compañero.

Bueno, en realidad desde el sillón todo es una papa, hay que poner el cuerpo así, el pie así y !tac! La bola va al pié de mi compañero y si hacemos eso un par de veces no nos para nadie.

Jugar bien al fútbol muchas veces es muy sencillo, pero lo sencillo muchas veces es lo más complicado de realizar, en el mundo real lo es, no desde mi sillón en donde todo es mucho más simple.

Pensaba esto, que lo vengo pensando hace rato ya, y cada vez que pasan desgracias como la del Morro intento analizar un poco más las cuestiones desde un punto mas humano.

Tal vez podamos achacarle a Giordano el por que de la inclusión de Armando jugando por izquierda, o por que si Oliveros es zaguero, y el tipo se siente mucho mejor y rinde mucho más jugando en esa posición, el técnico insiste en ponerlo de lateral.  Tal vez podemos achacarle a él y a la dirigencia que  si hay tantos problemas en el lateral izquierdo por qué trajimos un lateral derecho como Gabrielli. Seguramente hayan un montón de pormenores y detalles que se nos escapen y ahí pueda estar el por qué, pero, como socio e hincha tengo todo el derecho a cuestionarlo y a obtener una respuesta al respecto.

Del otro lado del asunto, está lo que no podemos recriminarle porque creo no son cuestiones tan controlables y que dependan tanto de él. 

¿Dónde está la explicación de la lesión de Carballo, de la temprana salida de Neves del equipo? Que termina desarmando el medio campo que era lo único “controlado” que tenía el técnico.

¿Dónde está la explicación de que Trasante, que casi siempre juega bien, le haya dado todos los pases a los rivales, o quien le pidió a  Lores ( que redundantemente estaba tapando el bache del carril izquierdo) que enganchara para la derecha y tirara un centro frontal con su pierna menos hábil desde 60 metros? Seguramente nadie, pero son decisiones del momento, que en la cancha hay que tomarlas mucho mas veloces y sin la comodidad ni la visión panorámica que tengo en el sillón y no es tan simple como parece.

De todos modos no voy a ser más realista que el Rey ni abogado del diablo ni defender lo indefendible. Es evidente que Nacional juega poco y que hay cosas difíciles de entender, y que Giordano debe ser quien la resuelva porque está dentro de su tarea. Pero, hay que asumir también que al tipo le sacaron medio plantel, que tiene un potencial enorme de la cantera pero no dejan de ser gurises (seee, gurises, vos tenés 35 y todavía vivís con tu madre) con toda la intermitencia natural de la edad, de la locura y la presión del fútbol y que seguramente nadie más que ellos quiera que las cosas salgan de la mejor manera.

Andrés Terranova
laabdon.com.uy
#LaVidaPorNacional