Mirá qué lindo

No hay nada que te levante de la cama tan rápido como saber que ese día juega Nacional. Y no hay pereza que te pida cinco minutitos más, tu alma sabe que eso que la alimenta no da lugar a retrasos, porque hoy lo vas a ver bien lejos de casa.

Posso ajudá-los? preguntó la guía del estadio y con una sonrisa nos dirigió al mismísimo infierno. Un infierno repleto de cariocas vestidos de verde, blanco y bordó. 

El estadio de Botafogo es un viejo conocido. La estación de tren queda a metros de una de las populares, esa misma donde un año atrás Botafogo nos pinchó el globo de la ilusión copera. Pero este año nuestro sitio estaba enfrente.

Eran decenas, eran cientos, te juro que eran miles. No había marcha atrás. No elegimos el camino, ya estábamos caminándolo. Como si se tratase de un videojuego comenzamos a esquivar torcedores, que al principio solamente se daban vuelta sorprendidos, pero cuanto metro avanzábamos más complicado estaba el campo. 

¡Buuu, buuu, buuu! Y por unos segundos pude ponerme en la piel de un jugador visitante. No había curso de portugués que valga para entender todos los insultos que recibimos. Algunos más cobardes nos querían hacer tropezar. Pero nunca se imaginaron que en este camino no ha nacido el que nos pueda mover.

Cuando en esta vida escupís para arriba, a uno de un metro noventa por ejemplo, quedate tranquilo que la vida te devolverá escupitajos. Pero seguimos en este viaje, cometiendo errores, como defensa que pierde la marca y no hay bandera que lo salve, siempre atrás de un cabezazo final.

El cielo de Montevideo ocultaba la alegría de que hoy jugaba Nacional. Apenas trepó a las nubes, el avión comenzó a tambalearse, como defensa atorada por un interminable ataque brasileño. Allí atrás un niño probablemente viajaba por primera vez. Mirá qué lindo, repetía cada vez más fuerte irrumpiendo en nuestros comportamientos comunes. Y ahí comprendí que ese pequeño que tenía el corte de pelo del “Chino” en los años noventa, entendía todo esto mucho mejor que nosotros.

Por @danielcab7
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *