Gracias Uruguayo 2020… con cariño, Santiago

Me senté frente a la computadora buscando resumir todo lo que pasó durante este torneo y saben qué?… siempre me venía la necesidad de seguir festejando, seguir disfrutando y permitirme recordar con cariño lo conseguido.

Por un lado fue un torneo muy sufrido, un año muy sufrido en general, marcado por una pandemia mundial que nos pone a prueba en todo sentido, que muestra lo mejor y lo peor de nosotros, que nos generó irregularidades en todos los aspectos de nuestras vidas y esto no fue ajeno para los jugadores, creo que este punto debemos tenerlo presente. Repasando los distintos análisis que realicé sobre el juego, mi autocrítica es que muchas veces no lo tuve presente y me limité solo a lo que vi en la cancha, sin tener en cuenta este contexto.

Pero también fue maravilloso, poder ver a Nacional jugando en todos los barrios y todas las canchas donde nuestros rivales auspician de local.

Recordar partidos donde sufrimos para conseguir el resultado, alguno (los menos) donde conseguimos de manera clara la victoria, partidazos de ida y vuelta, partidos que más vale olvidar rápidamente, partidos (contra Fénix) con una lluvia torrencial, con frío, mojados, donde transmitimos arriba de los equipos para que no se nos terminen de destruir y que la sacamos adelante, partidos con un sol hermoso, los partidos en el Parque cómodamente instalados y disfrutando cada segundo.

En definitiva, recorrer el campeonato con los recuerdos y las vivencias son los que me llevan siempre a querer disfrutar, festejar y hacer valer el logro obtenido. 

Podemos analizar las maneras, las disposiciones tácticas, los aciertos, los errores, como lo hicimos durante todo el año en cada Columna de opinión, pero de que sirve?

Hoy sirve saber que el Campeonato Uruguayo 2020 está en las vitrinas de 8 de octubre, esto es lo realmente importante.

Si será importante que el club hoy tiene una consideración especial, un deseo de muchos jugadores de venir a Nacional, pasamos a contar con un plantel que parece tener una combinación más que interesante entre experiencia, recorrido, reconocimiento internacional y juventud. 

Fue arriesgado el camino, si claro, pero se dicen por ahí que el que no arriesga, no gana.

Podes jugar a negro o rojo y ganar lo apostado, sabiendo que no te va a cambiar mucho el panorama. Pero si metes un pleno te puede dar herramientas para empezar a construir los cimientos de algo realmente importante y se apostó a eso.

Un claro ejemplo es lo que pasa con los juveniles, el propio Cappuccio decía de su obra en  Rentistas «le dejo al club lo que todos buscan en el Gallito Luis, jugadores jóvenes de 18 a 21 años con experiencia en primera división» esto es lo que tiene Nacional de cara a la temporada 2021. 

Tantos juveniles que se hicieron profesionales en el 2020, que quizá quemaron etapas y por lo cual de mi parte se llevan un reconocimiento extra y un agradecimiento especial como hincha.

Sumaron la experiencia necesaria, erraron, sufrieron, los condenaron públicamente, se hicieron fuertes, se hicieron jugadores profesionales íntegramente y por si fuera poco se convirtieron en Campeones Uruguayos 2020.

Pero analicemos las cosas de manera más amplia… de estos juveniles (hoy profesionales) hay muchos que fueron Campeones de la Copa Libertadores Sub 20 (Laborda, Martínez, Trasante, Vecino, Ocampo, Trezza, S. Rodríguez)

Además la gran mayoría fueron Campeones Uruguayos 2019.

Entonces la camada de ex juveniles hoy profesionales, tienen cicatrices de guerra, esas que seguramente los lleve a tomar mejores decisiones en situaciones similares ya vividas. 

Quizá a muchos de ellos no los podamos disfrutar en su plenitud (26 años) física, mental porque ya no estarán en el club, pero tenerlos hoy jugando en primera y por que no sacar algún rédito económico por una posible venta es muy importante.

Por último proyectarme hacia este 2021, sumado a todo lo hablado de los juveniles, contamos con el goleador vigente del torneo, con el mejor golero uruguayo del mundo en la actualidad, con un jugador de renombre y reconocimiento mundial (D´Alessandro), con un jugador que promete ser importante y que hablan muy bien de él en los entrenamientos (L. Fernández), con un lateral de nivel (Gabrielli) y con otras incorporaciones inteligentes reforzando las zonas donde más se hacía falta. 

Todo esto va directamente relacionado a sumar experiencia, competencia interna al plantel y elevar el nivel general del equipo. 

Además se apostó por un técnico que tiene una vida ordenada, que es ambicioso, que se ha trazado objetivos, que los fue consiguiendo, que ha demostrado tener mucho conocimiento, que es muy trabajador, analítico, que ha jugado en el club y que tiene un historial de ser un buen manejador de grupos. Destaco esto último porque entiendo que será el desafío más importante que tendrá Cappuccio por lo heterogéneo de este plantel. Deberá mediar de buena manera con jugadores ya consagrados que tienen una vida resuelta, con otros que están proyectándose hacia allí y con algunos que saben que es su oportunidad de destacar en este fútbol profesional.

Sin meterme en política que no es mi fuerte, tampoco es de lo que me interesa escribir, pero tengo la necesidad de destacar lo realizado por la Directiva, roza lo impecable si analizamos resultados institucionales y deportivos. 

Podemos discutir los «Cómo» pero en el análisis frío me quedo con la conclusión de que esta gestión está demostrando profesionalismo, gestión, marcando metas, objetivos medibles y teniendo en cuenta todos los aspectos que hacen al Club.

Agradezco especialmente a todos los que leyeron la columna en este Campeonato 2020, por sus mensajes, sus aportes, sus me gusta, saber que hay lectores interesados en este modelo de opinión me reconforta y me estimula para continuar con la tarea.

Vamos Nacional por este 2021!!!
Santiago Canale
laabdon.com.uy