¿Cuesta arriba?

Un penal por mano de Laborda que anotó Montiel y un gol de cabeza de Zuculini en la adición, ambos a instancias del VAR, sellaron el duelo.

El partido comenzó con los millonarios tomando las riendas del juego y tratando de avanzar en bloque ante un equipo visitante, replegado, cerrando espacios y tratando de no sufrir por las bandas.

El trámite era intenso y el primer parate por el VAR le puso suspenso. Una mano de Laborda en el área luego que rebotara en su pie, hizo a Rojas esperar la revisión, un trámite infructuoso.

Los de Giordano eran ordenados y cuando podían lanzaban a Trezza y Cougo por los laterales a toda velocidad. Un balón parado que Bergessio conectó en el área, pero sin dirección, fue la primera intentona seria.

El equipo de Gallardo generaba lo mejor de su fútbol por la banda derecha, desde donde surgió una acción que terminó en un remate de Nicolás De La Cruz que tapó Rochet, pero en la contra, Trezza, a todo tren llegó y de no mediar una gran salida de Armani, pudo llegar la apertura.

Cuando Carrascal se hacía con el balón lograba generar espacios en la muralla defensiva tricolor, que, con mucha inteligencia, cortaba cuando era necesario y no le permitía tener pases claros para descargar.

Sobre los 40′ se dio una situación insólita, cuando luego de una pared entre Suárez y Borré, el primero se dejó caer ante la presión de Oliveros y Rojas, con la anuencia del VAR, pitó un penal inexistente.

El propio Borré fue el encargado de rematar y Sergio Rochet, que se quedó parado en el centro del área, lo tapó, para vestirse de héroe una vez más.

Pero aún quedaba sobreponerse a un susto más en el tiempo de adición de esa primera etapa, cuando un pase a Matías Suárez lo encontró lanzado en velocidad, encaró, enganchó y definió para el 1-0. Pero las alarmas se apagaron cuando, revisión del VAR mediante, se constató que estaba en posición fuera de juego en el inicio de la acción.

Un empate sin goles con que terminaron los 45′ minutos, con mucha participación del videoarbitraje y un planteo inteligente de Nacional que incomodaba al equipo de la banda.

En el arranque del complemento otra vez el golero del tricolor volvió a dar gala de su estupendo presente, tras la mejor jugada colectiva de su rival que terminó con una asistencia perfecta de Nicolás De La Cruz para Borré que remató de primera, pero el arquero, a puro reflejo, despejó.

Neves que cubría a todos sus compañeros y la incanzable tarea de Rafa García en la marca, ayudaban a que los albos no le dieran libertad a los creativos rivales, algo que lentamente comenzó a molestar a Gallardo ya que su equipo no podía quebrar el planteo rival.

River tenía la pelota, pero dependía sobremanera de lo que pudiera hacer Suárez o Carrascal ante una defensa que ganaba casi siempre y con De La Cruz y Nacho Fernández apagados.

Y cuando no podía, una entrada de Nicolás De La Cruz que entró al área y tocó una pelota hacia adelante que dio en la mano de Laborda, algo que fue avisado por el VAR y Rojas dio el penal a los 65′.

Esta vez el encargado de patear fue Gonzalo Montiel y no falló mandando la pelota al otro palo del arquero y colocando el 1-0 en las acciones.

Esto obligó a Giordano a apostar algo más, colocando en cancha al “Chory” Castro, Ocampo y Yacob, no solo refrescando, sino esperando alguna para llegar al empate.

La lesión de Armando Méndez hizo que el DT colocara a Lores, en otra intención de ir a más, siendo mucho más ofensivo que en todo el resto del juego.

Pero los minutos transcurrieron con los de Gallardo sin poder volver a incomodar y los albos tirando centros que nunca lograron encontrar a Bergessio, diluyéndose el juego con dos conjuntos cansados.

En la adición, a los 90’+6′ los locales llegaron al segundo tras una jugada donde Suárez apareció solo por derecha y puso el centro al medio, que cabeceó el ingresado Bruno Zucullini para vencer a Rochet y poner el 2-0.

 

 

 

 

 

 

 

futbol.uy
Título Original: “Libertadores: Nacional cayó 2-0 con River Plate en Avellaneda, con dos goles VAR mediante”