Sabor a poco

No es una tarde cualquiera, no es un partido más y eso lo sabemos todos los hinchas, por eso se palpita diferente en la semana, por eso los hinchas estamos ansiosos y queremos que empiece ya el partido, por eso y por mucho más es el partido que todos quisiéramos en algún momento de nuestras vidas poder jugarlo, por eso se para el país. 

En el duelo de recibimientos otra vez ganamos por goleada, el colorido y la gran variedad de cosas que se pudieron ver, desde las tribunas pintadas en tres colores, pasando por el mosaico con el numero 1899, hasta la los humos tricolores y también la gran cantidad de banderas de palo, otro gran espectáculo creado por el “Colectivo 7411.”

Desde que tengo uso de razón he escuchado, que es un partido diferente y que no espere ver un partido bien jugado, que por lo general son trabados y que hay mucha pierna fuerte, y valla que el del sábado fue así, con dos equipos que generaron muy poco, pero que metieron mucho.

El partido comenzó con una sorpresa en la integración, el ingreso de Ocampo por Zunino, a pesar del ingreso de Brian, Nacional ganó la mitad de la cancha en los primeros minutos, pero como le ha pasado estos últimos partidos, sin generación ni profundidad.

De a poco Peñarol se acomodó en la cancha y tuvo algunas aproximaciones al arco defendido por Conde, pero tampoco tenía la claridad como para llevar verdadero peligro.

Lo que se imponía era la pelea táctica donde Nacional trataba de saltear el medio campo del rival con pelotazos cruzados en las espaldas de los laterales, pero no tuvo ni la eficacia ni los ejecutadores eran los mejores, para colmo las veces que pudo llegar a destino, o no fueron bien controladas o no fueron aprovechadas.

En la vereda de enfrente encontraban espacios por la derecha del ataque, en el sector de Espino que no podía con González que le ganaba una y otra vez, aunque tampoco tenía la eficacia para poder aprovechar ese hueco que había entre Erramuspe y Espino.

El partido se hizo impreciso y solo con errores defensivos se pudo llegar a los arcos, lo tuvo Peñarol en una jugada otra vez por la derecha donde en la línea la saca Oliva, después lo tuvo Erramuspe de cabeza pero la pelota salió débil y al cuerpo del golero.

Los minutos fueron pasando y no cambiaba mucho el trámite, hasta los minutos finales del partido donde se empezó a ver al “Chory” tomar la iniciativa en la generación de juego y se vio lo mejor de Nacional donde se genera la jugada más clara con Bergessio que le queda la pelota después de un salto con forcejeo, pero la pelota no le queda muy cómoda, remata como puede ante un arquero que estaba casi en el piso pero nuevamente la pelota sale débil y al cuerpo.

El primer tiempo termina con Nacional un poco mejor, pero tampoco sin ser superior. Un primer tiempo trabado donde ninguno pudo superar al otro, el partido fue muy cortado y ninguno tuvo la generación ni la eficacia en los metros finales.

El segundo tiempo arranca con la variación táctica más importante del juego, el gol.

Nacional lo encuentra después de una presión donde la pelota le queda al “Chory” que habilita a Bergessio, de espalda al arco hace un control orientado y le pone una pelota milimétrica a Sebita Fernández que aparece en diagonal y toca la pelota por el costado del arquero que salía desesperado para poner el 1 a 0. El gol desata una locura generalizada en gran parte del estadio Centenario.

Ni bien concretado el gol, casi enseguida otra vez el “Chory” Castro que gana la raya, levanta un centro preciso para Bergessio que cabecea la pelota, la saca el arquero, le queda de nuevo, patea y el travesaño salva a Peñarol de un segundo gol que podría haber cambiado el trámite del partido.

Después de esa jugada, el rival se fue arriba, más con empuje que con fútbol, pero no pudo generar jugadas de riesgo y Nacional esperaba para poder sacar contragolpes.

Ocampo no pudo aprovechar los espacios que se generaron y por eso el “Cacique” mandó a la cancha a Zunino, también para poder ganar la mitad de la cancha nuevamente.

Nacional tenía maniatado al rival que no podía llegar con claridad, pero tampoco aprovechaba los contragolpes que tenía, sobre todo las jugadas de Fucile y Zunino que toman la mala decisión de terminar ellos las jugadas.

El trámite se hacía nuevamente trabado y sin poder generar grandes chances de gol ninguno de los dos equipos, hasta que faltando 10 minutos, en una jugada donde Nacional tenía un córner a favor viene la jugada del empate. La defensa estaba mal parada y Fucile le quedó marcar a Viatri que le gana con facilidad y pone el 1-1.

Después del empate se lo vio más cómodo a Peñarol que a Nacional con el resultado, por eso salió a buscar la victoria pero otra vez se quedó sin generación ya que Castro se lo vio extenuado y ni a Barcia ni a Bergessio le llegaron pelotas claras para poder definir.

En definitiva, un empate que nos deja con sabor a poco porque se pudo haber capitalizado la ventaja que se tuvo en el tanteador, pero es justo ya que en ningún momento fuimos superados y tampoco pudimos superar al rival por pasajes prolongados.

 

Conde: Cuando le tocó intervenir lo hizo en buena forma, en el gol no tuvo responsabilidad 

Fucile: Jugó gran parte del partido con amarilla, si bien cerró su sector, no se lo vio tan bien en ataque. Buen partido

García: De los zagueros el más seguro, jugó con mucho corazón y anuló a Fernández.

Erramuspe: Tuvo algunos problemas, pero también tuvo buenas intervenciones 

Espino: No tuvo un buen partido, en el primer tiempo lo complicaron por su sector, en el segundo mejoró un poco. En ataque no influyo

Romero: Un león, metió un montón, cuando fue más arriba del “Cebolla” no lo dejó mover prácticamente

Oliva: Buen partido, gran despliegue en la marca y quizás le faltó algo con pelota   

Ocampo: Lo controlaron bien, así y todo tuvo momentos donde mostró su potrero

Castro: Se puso el equipo al hombro y fue el que más quiso, aunque estaba muy solo

Bergessio: Metió la habilitación para el gol y estuvo a punto de convertir, fue siempre un problema para el rival

Fernández: Apareció en el momento justo para poner el gol, el sacrificio de siempre, aunque no pudo influir tanto en el juego

Zunino: Entró para dar una mano en la contención, lo hizo en buena forma, después en ataque tuvo buenas y malas  

Barcia: No pudo influir en el trámite 

 

El partido más esperado por los hinchas fue empate, un empate que nos deja con sabor a poco por que necesitábamos ganar para mantener la esperanza de ganar el Clausura, además también servía para el envión anímico para afrontar los partidos contra Fluminense.

El empate fue justo con el trámite del partido, pero a los hinchas a veces no nos importa el trámite sino solo ganar y por eso nos quedamos con la sensación de sabor a poco.

 

El Mejor: Otra vez el “Chory” Castro, por su entrega y ponerse el equipo al hombro

Paliza: En las tribunas, una vez más el recibimiento de Nacional fue un espectáculo a parte 

Cerrado: El arco para Bergessio en los clásicos que a pesar de ello tuvo un buen clásico  

Guillermo Canale
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *