Un Vecino que promete

 

El delantero de Cuarta ya pasó los 100 goles en formativas.

El juvenil Thiago Vecino (18) entró en la selecta lista de jugadores de las formativas de Nacional que anotaron oficialmente más de 100 goles a lo largo de la historia de juveniles. El centrodelantero de la Cuarta lleva 105 tantos desde su debut en Séptima en 2013 y la cifra alcanza los 112 si le sumamos siete en cuatro partidos que marcó en un torneo internacional que se disputó en Chile en 2015, donde fue el goleador.

Thiago, al que le queda todavía un año más de formativas en 2018, cuando cumplirá el segundo año de Cuarta, no es familiar de Matías, el actual volante central de la selección, pese a que muchos se confunden e incluso dicen que es su hermano. Sí es hijo de Servando Vecino, un recordado delantero que jugó en varios equipos del medio, entre ellos Defensor Sporting.

Vecino, que vive en Jacinto Vera junto a sus padres, llegó a Nacional en 2009 para jugar en AUFI. “Yo jugaba al baby fútbol en Covicenova del Cerro, donde estaba con mis amigos. Pero el técnico de AUFI de Nacional me convenció para jugar acá, en el cuadro que soy hincha; me dijo que tenía la camiseta 10 guardada para mí y ahí fue cuando empecé, je. Además se dio que el primer partido que jugué fue contra Fénix, que lo ganamos, y el segundo me puso de capitán contra Peñarol y ganamos 1-0 con gol mío. Hice cuatro años de AUFI y en 2013 arranqué Séptima División”, recuerda.

Sus padres siempre lo acompañan a la cancha, pero es su madre -Helena- quien lleva la estadística de todos sus partidos. “Mi madre desde chico me anota todos los goles que hago. Pero además anota los resultados y también los goles de mis compañeros”, señala en diálogo con Ovación. Thiago hace cuatro años que está de novio con Mariana, otra de las hinchas que nunca fallan a la hora de ir a verlo.

Tan rigurosa es la estadística de su madre, que Vecino cuenta con detalles cada una de sus campañas: “En Séptima no arranqué jugando tanto e hice 13 goles. Ya en Sexta hice 24. En Sub 16 tuve muchas lesiones, jugué poco, pero igual hice 15 goles porque me recuperé a fin de año. Ese fue el año en el que anoté siete goles en el torneo internacional de Chile. En Quinta, el año pasado, hice 25 goles y este año llevo 28 goles, aunque no jugué todos los partidos porque en dos estaba con la selección y en otros tres estuve lesionado”. En total lleva jugados 27 partidos esta temporada en Cuarta y marcó igual cantidad de goles. También anotó un tanto en Tercera División contra Plaza Colonia.

Contabilizando los goles oficiales en las formativas de Nacional, Vecino está en el número 19 como el máximo anotador, en una lista que encabeza Martín Cauteruccio con 250 tantos entre 2001 y 2009, según la estadística que realizó Eduardo Rovira, una persona que ha estado muy vinculada a las juveniles tricolores. En esa lista se tomaron en cuenta los goles en Tercera División.

Álvaro Apolito (199 goles) y Bruno Fornaroli (193) completan el podio, mientras que el salteño Luis Suárez está en el cuarto lugar con 175 tantos.

Además, hay jugadores que actualmente están en formativas que tienen números como para sobrepasar la franja de los 100 goles. Son los casos, por citar tan solo algunos ejemplos, de Sebastián Paz (que está a un paso de llegar a esa cantidad), Lucas Espinosa, Juan Manuel Sanabria y Santiago Rodríguez.

“Estoy al tanto de esa estadística. Está bueno haber logrado pasar la franja de los 100 goles. Es algo que siempre me motivó. Como todavía me queda un año de Cuarta y el final de esta temporada, me gustaría llegar a los 150 goles, algo que sería espectacular”, afirma Vecino luego de haber comido ñoquis en la casa de sus abuelos en el Cerro.

En enero, con 17 años, el técnico Martín Lasarte llamó a Vecino para realizar la pretemporada con el plantel principal, lo cual fue todo un desafío para el atacante. “El trato de todos en Primera fue excelente. Lasarte en todo momento me ayudó mucho y me dio consejos importantes”, cuenta el jugador que tiene como técnico a Rudy Rodríguez.

“Entrenar en Primera con 17 años fue algo soñado. Estuve como 40 días en total. Después bajé a Cuarta e intenté volcar ahí todo lo que había aprendido. Busqué disfrutar de estar con los mayores, de tener esa posibilidad y fui escuchando de todos para mejorar. Aprendí cosas que no las manejaba hasta ese momento. El ritmo de las prácticas es totalmente diferente. Lo mismo me pasa en la selección; intento aprender mucho”, agrega.

Vecino ya terminó el liceo y está estudiando inglés. Para el año que viene quiere empezar una carrera universitaria, pero aún no sabe qué hacer. Mientras tanto, su hobby es hacer goles y divertirse en la cancha.

 

 

 

 

Ovación

Título Original: “La historia de Thiago Vecino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *