Todos unidos venceremos

No, no fuimos superiores en la cancha. Pero nadie se guardó nada y ese restito que faltaba para ganar lo puso la hinchada.

Mauricio Castillo

Tempranito el sábado familias enteras se fueron al Parque a dar el último abrazo antes de salir a la cancha. Y venían de todos lados, algunos del barrio y otros de muy lejos. Algunos por primera vez y otros que ya no precisan invitación.

Eso es aliento que sale del corazón, a pesar de que las cosas no venían saliendo. Qué voy a explicarte a vos, si sabés bien que aquella vez que tocamos fondo, nos pusimos un bolsillo en el pecho y salimos a ponerle el hombro. Nacional nunca está muerto, siempre hay una pelota final. Y un tiro libre en la hora no se lo calza cualquiera.

Ese mar de gente que llegaba al estadio le dio otro abrazo más al equipo. Le dijo que no está solo, que el aliento va sobrar. Y cómo no va a meter el jugador después de eso, era un mar rojo, azul y blanco caminando hacia el estadio, con un ómnibus avanzando lentamente, como disfrutando ese instante.

Mientras escribo esto muchos vuelven a sus casas, cansados, en un largo viaje por el Uruguay, otros intentamos buscar el sueño luego de haber visto cada jugada de nuevo. Seguramente ahora me estás leyendo mientras empezás el día, estás comenzando la semana con el gustito más sabroso, ese que te dura por meses. 

Para los que están llegando al norte del país, los que empiezan la jornada o todavía la siguen porque no pudieron dormir, los jugadores que empaparon esta camiseta como miles de gargantas que se rompieron en la tribuna… Unidos, así nos necesita Nacional, y así demostramos estar.

Por @danielcab7
laabdon.com.uy