“Por fin me sentí en casa”

A raíz de la columna publicada en el día de ayer en nuestro sitio web (No es como en la radio), donde Daniel Cabrera nos cuenta como fue la primera vez que fue al estadio a ver a Nacional, un tricolor se contactó con nosotros para contarnos como conoció por primera vez nuestro Gran Parque Central.

Les compartimos el relato de Andrés Garrido

De niño ya conocía mis colores. Conocía donde encajaba y donde no. 

gpc

Mi padrino, siempre quiso hacerme hincha de Peñarol, pero con 4 años (2003-2004) y sin raciocinio, ya sabía que yo pertenecía a Nacional.

Me atrajo sus colores, su gente, mi viejo. 

Viviendo lejos de la capital, nunca se me dio conocer el Gran Parque Central, tristemente era un gasto que no podíamos costear en mi casa.

Fue así hasta 2017, donde en el verano 2017-2018 conseguí mi primer trabajo. Esto llevaba su desventaja, irme todo el verano de mi casa, trabajar todo el verano sin días de descanso durante 14 horas o más, y muchas cosas más. 

Pero no importaba, yo antes de ir a ver tan siquiera el trabajo, sabía que con el dinero que recaudaría, iría a conocer el primer estadio mundialista. 

Foto tomada por Andrés ese día desde el Codo

Terminado el verano, con el sueño ya más a tierra, invité a mi viejo a ir a conocerlo, pues él tampoco lo conocía. Invité el viaje, entradas para el codo, estadio AGOTADO totalmente, comenzó el viaje. 

A las 8 am comenzó el mejor día de mi vida. A esa hora salía el primer ómnibus hacia Montevideo, ese nos tomamos. Tenía miedo de no llegar en el siguiente, y no quería perderme ese partido por nada del mundo.

Llegados a Montevideo, 2pm, teníamos muchas horas antes del partido, a lo que decidimos conocer la Sede. Hermoso, realmente hermoso. Por fin en mis 18 años me sentí en casa. 

Estuvimos sentados esperando la hora del partido alrededor de dos horas más luego de ver la Sede.

Cerca de las 6pm, abrieron las puertas, fui uno de los primeros en entrar, el partido demoraba unas 2 hs en empezar.

Ver aquello fue ver la gloria, ver el inmenso estadio, aquel que soñaba conocer de chico, estaba allí. En el Gran Parque Central.

Tan emocionado, no me di cuenta sino hasta el primer gol de ese partido, que mi viejo había vivido 50 años para conocerlo, y yo solo 18.

El primer gol, en el arco que da la espalda a la Scarone, gol de tiro libre, tan esperado primer gol, 40 minutos del primer tiempo, Seba Rodríguez trae la primera alegría de la noche. 

Grabé 2 segundos de ese gol, la filmación comienza con la pelota en el aire, tiro libre insacable.

En esa filmación, mi viejo fue el primer grito del estadio, estaba cumpliendo un sueño, igual que el mío.

Estando lejos, igual se veía hermoso, estaba en mi casa, rodeado de mi familia, apoyando todos a los mejores hinchas de nuestros colores, los que pisaban la cancha.

En el segundo tiempo, llegaron más alegrías. En la hinchada, un grito solo, coreando por los colores más hermosos del mundo, la mejor combinación de esos colores y esa gente.

Casi sin garganta de tanto cantar, seguía alentando como cada uno de los de ahí. Ya casi terminado el partido, tres goles ahí, a escasos metros. Yo, en la esquina del codo, viendo tres goles en el arco de la tribuna Abdón Porte, sin dudas no podía elegir otro día mejor para conocer el estadio de la gente. 

Andrés Garrido
laabdon.com.uy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *