No es como en la radio

Había una época donde los que viajaban en la familia eran unos tíos, luego de visitar Italia nos trajeron unos gorritos que ya ni recuerdo de qué ciudad eran, pero es imposible olvidarlos porque fueron la compañía de aquella tarde de abril.

La vieja se encargó de que no faltaran en ese día especial donde el sol nos iba a pegar en la cabeza. Y había que cuidarse porque no estaba la cosa para faltar a la escuela.

Papá cargaba una bolsa de nylon que se veía gigante. Abrigos, abrigos y más abrigos por si refresca. Sí, también encargues de la vieja que nos cuidaba más que un empate de visitante por la copa. No sé cómo pasó esa bolsa sin que la revise la policía, te juro que hasta me parece ver la cara de papá explicándole que eran camperas para sus nenes, creo que el oficial entendió todo y hasta le sonrió.


 

Amarillento, descolorido, inmenso. Era el lugar más grande que había pisado en toda mi vida. Siento el olorcito al pasto recién cortado y mojado, un perfume nuevo. A mi derecha, un sol de costado que me pegaba en el cachete. Y a mi izquierda, unos locos que gritaban y cantaban agitando banderas.

Estamos en el estadio por primera vez. Sale Nacional y la gente grita cada vez más.

No es como en la radio, ahora no hay palabras para adornar ese momento, ahora esa ansiedad es real y tiene colores. Y los jugadores son más grandes de lo que me imaginaba, qué cerquita están…

Hay montones de gritos que empujan al equipo, y no sé por qué, pero siento que entiendo todo. Y ni te digo cuando el juez nos cobra algo en contra, parece que se llenara el estadio solo en ese instante para protestar tal injusticia.

Los tricolores ya están en la tribuna, hinchada como esta nunca va a haber ninguna… quedó por horas retumbando en mi cabeza. Esos locos a mi izquierda no paraban de cantarla porque Nacional había ganado, felices de la vida como nosotros, que descubríamos una alegría que superaba cualquier regalo de cumpleaños.

Esa tarde de abril del 2000 nos marcó para siempre. No se trataba solo de un sueño cumplido, era el comienzo de un camino conociendo amigos y caminando el mundo con Nacional.

Por @danielcab7
laabdon.com.uy

1 comentario en “No es como en la radio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *