Maniatados

Volvimos a nuestra casa, una tarde que se presentaba linda y en un horario más acorde a la época del año que estamos.

Volvimos con la esperanza renovada y con esa sensación de que en casa estamos más cuidados y protegidos, al fin y al cabo, es nuestro lugar en el mundo, es nuestro Gran Parque Central.

El partido sabíamos que no iba a ser fácil por el momento deportivo que está viviendo el equipo y porque en frente teníamos un rival que está peleando el descenso e iba hacer lo posible para rescatar al menos un punto.

La realidad marcó que no fue fácil, que Racing nos maniató y no nos dejó desplegar todo el potencial que tiene este equipo.

Nacional salió con un claro 4-4-2, algo distinto a lo que estamos acostumbrados, pero siempre con esa libertad táctica que le da el “Cacique” a sus equipos, buscando la sociedad por los extremos, tanto Viudez-Espino como Fucile-Zunino.

En ningún momento esas sociedades pudieron dar el resultado esperado, ya que Racing cerró sus líneas y no dejaba progresar con pelota dominada, sus mediocampistas y su delantero intentaban frenar cada subida de los laterales y cada desborde de los extremos.

Esto hizo que Nacional no tuviera la claridad de otros partidos y con el correr de los minutos se empezaba a reiterar los pelotazos cruzados buscando tanto a Viudez como Zunino que estaban siempre bien controlados.

Se buscó también por el medio con Oliva como el generador de juego, buscando asociarse con Fernández, pero este último no pudo recibir sólo y menos darle la claridad a la jugada.

Bergessio intentaba bajar para pivotear y generar algún espacio a las espaldas, pero era anticipado o no podía generar ese desmarque del compañero.

Fueron pasando los minutos y no se podía vulnerar la defensa rival, tampoco Racing proponía nada en ataque salvo alguna falta cerca del área o algún córner no había aproximaciones y eso trajo un trámite monótono y aburrido.

En los primeros 45 minutos la batalla del control del partido la ganó Racing, pero sin generar nada en ataque y Nacional se vio maniatado y sin la capacidad individual de poder romper con la defensa férrea del rival.

Para el segundo tiempo Nacional salió al campo con la primera variante, la inclusión de Castro por Zunino, este cambio fue fundamental para darle un poco más de claridad al juego, pero Racing seguía bien parado y marcando con uñas y dientes.

Nacional desistió de los pelotazos a los extremos y empezó a buscarlos más con pelota dominada, y ahí fue cuando se vio lo mejor del Bolso, con el buen ingreso del Chory y el contante desmarque de Viudez y Fernández se empezaron a encontrar los espacios que en el primer tiempo no hubo. Si bien no se traducía en jugadas claras del gol, se veía que si en algún momento se asociaban de buena manera se podía venir la apertura del marcador.

A los 51 minutos el que rompe todos los esquemas es Rafa García, que con su subida inesperada le abrió un hueco a la defensa que lo vio atónitos después de recibir sólo en el área ante gran pase de Fernández, el Rafa saca un latigazo que le rompe el pecho al golero el rebote le queda nuevamente y esta vez no perdona poniendo el 1 a 0.

Siempre se dice que un gol produce un gran cambio táctico en el partido y en este no fue la excepción ya que Racing con la desventaja se fue a buscar el empate y Nacional tratando de sacar algún contragolpe para liquidar el partido.

A los 55 minutos del partido se da una jugada que nos dejó a todos muy preocupados, más que nada por las reacciones de los jugadores, en el golpe de cabezas entre Romero y Angeleri este último se llevó la peor parte. Rotura de tabique nasal y pérdida de conocimiento, por suerte los exámenes realizados arrojaron que estaba todo normal, pero el susto y la tensión nos dejó los pelos de punta. 

Con Angeleri dirigiéndose a la Española, el que ingresó a sustituirlo fue Rolín para cumplir con la tarea de bancar los embates de Racing, que se fue con todo arriba pero no pudo lograr situaciones claras de gol, salvo una falta cerca del área donde Nacional salió tarde y no pudo lograr el fuera de juego, la pelota da en el palo y Bergessio se la saca a un jugador cuando estaba a punto de patear con el arco a su merced.

Hasta el final del partido no pasó mucho más para ninguno de los dos lados.

Nos llevamos una victoria trabajosa pero necesaria para poder empezar a revertir este mal momento futbolístico, si bien Racing nos maniató nunca fue a buscar el partido. Nacional con sus limitaciones siempre quiso ganarlo y premio a la insistencia se ganaron 3 puntos importantes.

 

Conde: Seguro, en los últimos minutos del partido tuvo alguna intervención, antes no tuvo trabajo.

Fucile: No pudo influir en ataque con sus constantes subidas, en defensa no tuvo mayor problema 

García: Sólido atrás, marcó el gol del triunfo y eso le da un plus. buen partido

Angeleri: Venia cumpliendo, buen partido 

Espino: Siempre el sacrificio y la entrega, aunque esta vez sus subidas no fueron desnivelantes

Oliva: Se vio algo de su talento, mejoró con la pelota en los pies 

Romero: Le dio más marca al medio campo y trató de ayudar en la generación de juego, no siempre con criterio 

Zunino: No pudo influir en el partido, bien sustituido 

Viudez: Generoso en la recuperación, pero no pudo encontrar los espacios para desnivelar en el ataque todo lo que puede

Fernández: Otro que corrió un montón para recuperar pero no estuvo preciso con la pelota en los pies

Bergessio: Su lucha y entrega de siempre, esta vez no le quedo ninguna para poder definir

Castro: Le dio mayor claridad a los ataques, sin ser desnivelante 

Rolín: Se lo vio firme y rápido, buen ingreso 

De Pena: Pocos minutos 

 

Interesante: El ingreso de Castro y de Rolín

Preocupación:  Fue lo que pasamos todos con el choque de cabezas de Angeleri y Romero

Emocionante: El grito de gol del Rafa

 

Guillermo Canale
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *