Los errores son más caros cada día

Volvimos al Gran Parque Central con nuestra gente, pensando en olvidar todo y retomar la senda del triunfo, con la ilusión intacta como cada partido.

La verdad que el marco estaba ideal para empezar a recomponer las estanterías del equipo y ganar confianza para todo lo que se viene, la gente acompañó, el día estaba divino y el piso impecable como siempre, todo dado para hacer un buen partido, ganar y olvidarse de los malos resultados. Estaba todo perfecto salvo que los rivales también juegan y que los errores que cometemos son más caros cada día.

El Cacique mandó a la cancha al equipo con un sistema que viene utilizando mucho en estos últimos partidos con cuatro en el fondo Cotugno-Garcia-Erramuspe-Espino, dos volantes de marca Romero-Aguiar (quizás con menos recuperación), dos generadores de fútbol bien abiertos Zunino-Castro y dos delanteros Bergessio-Fernandez.

Daba la impresión que había poca marca en el medio y que Romero iba a tener mucho trabajo para recuperar la pelota y la realidad es que fue así, Wanderers puso mucha gente en el medio, con Riolfo suelto presionando arriba y volviendo rápido para ayudar en la contención.

Esto hizo que Nacional se viera obligado a mover la pelota para buscar una salida prolija, pero lo hacía lento y anunciado, esto facilitaba la tarea del rival que esperaba y presionaba a algunos jugadores como García y Espino tratando de cortar la generación de juego que podía a llegar hacer Aguiar.

Nacional pudo saltear la presión y encontrar a Castro que empezaba hacer daño con la pelota dominada y con la generación de espacios con las subidas de Espino, aunque la mayoría de las jugadas quedaron en buenas intenciones y no en situaciones de gol.

Cuando se pudo encontrar con Bergessio y Fernandez se vio lo mejor de Nacional pero tampoco fue fluido. Aguiar trataba de agarrar la manija del equipo buscando los extremos, sobre todo Zunino y Cotugno pero ninguno de los dos pudo desequilibrar, salvo en alguna jugada aislada.

En concreto Nacional era un cúmulo de buenas intenciones, pero mal ejecutadas y peor terminadas porque si bien se pudo controlar el primer tiempo no tuvimos muchas situaciones claras de gol.

Wanderes en ese primer tiempo se dedicó más a marcar que atracar, de echo no tuvo ninguna situación de gol.

Para el segundo tiempo la cosa empeoró porque Wanderers ajustó las marcas en el medio y a eso le sumó buscar el partido en ofensiva y empezaron a aparecer espacios y errores en la contención.

En los primeros minutos avisó con un centro donde Colombino no pudo ejecutar de buena manera y nos salvamos, era claro que Romero no daba a basto en la contención y el medio era superado fácilmente. Esto trajo los primeros problemas defensivos a las espaldas de los laterales, sobre todo de Cotugno.

En ataque empezaban aparecer algunos espacios porque Wanderers al irse arriba también se desprotegía, esto lo vio el Cacique y mando a la cancha a Ocampo por Zunino de flojo partido. El juvenil en la primera que tiene se saca a dos jugadores y genera una ocasión de gol que no es aprovechada por Fernández que llegaba junto a un defensa que lo traba justo.

A los 62 minutos, tras un rebote le queda la pelota a un rival que patea al arco, el remate sale un poco abierto y por el segundo palo aparece Albarracin para poner el 1 a 0 y el principio de un nerviosismo generalizado que se agudiza con el penal que comete innecesariamente Erramuspe contra Pastorini que este cambia por gol.

Nacional se fue desesperado arriba para descontar la ventaja y a los 72 minutos lo encontró después de una buena jugada de Bergessio que de lo deja solo a Romero que levanta el centro por el segundo palo apareciendo el Chory Castro que la mete al medio y después de un rebote Bergessio pone el 2 a 1.

Todos pensamos que Nacional iba a buscar más tranquilo el empate, pero estaba muy nervioso y eso lo aprovechó el rival. En una jugada donde la defensa queda mal parada, Pastorini aparece desde atrás ante un estático García que lo miró y puso el 3 a 1 lapidario.

Nacional no pudo conseguir la victoria y agudiza su racha negativa y la falta de gol que, aunque Bergessio convirtió, se generaron algunas situaciones de gol que no fueron bien definidas y eso empieza a preocuparnos a todos. Pese a eso el rival no fue superior pero pegó en momentos claves producto de errores nuestros y de virtudes de ellos.

 

Conde: No se lo vio seguro, aunque en los goles no tuvo nada para hacer

Cotugno: No pudo influir en ataque y en defensa fue superado 

García: No dio seguridad y perdió la marca en el tercer gol

Erramuspe: No está atravesando un buen momento, cometió un penal innecesario

Espino: No pudo influir en ataque y en defensa si bien no tuvo grandes problemas tampoco estuvo seguro

Romero: Corrió un motón, pero estaba muy solo y no pudo con la contención, sobre todo en el segundo tiempo

Aguiar: No tuvo la claridad de otros partidos y no pudo aprovechar su buena pegada  

Zunino: No influyo en ataque y en defensa no pudo influir tampoco 

Castro: El mejor de Nacional, desequilibrante. Lástima que estuvo muy solo y no puieron aprovechar sus buenos centros

Fernández: La entrega de siempre pero no tuvo la claridad de otros partidos 

Bergessio: El gol y la lucha de siempre, de espaldas sigue siendo poco aprovechado 

Ocampo: Buen ingreso, pero lo buscaron poco, solo cuando faltaba poco para el final

Barcia: No influyó

De Pena: Pocos minutos 

 

Nacional volvió a perder, por primera vez en el Gran Parque Central y se estira la racha negativa. Está la confianza en el plantel y el cuerpo técnico para poder revertir este momento.

 

Preocupante: El nivel de la defensa

Rescatable: La vuelta al gol de Bergessio

Lo Bueno: El ingreso de Ocampo y el partido de Castro 

 

Guillermo Canale
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *