La semana más linda

Es la semana más linda del año, no cabe duda, folclore aparte y más allá de que algunos se hagan los duros, todos esperamos este partido desde que se sabe el fixture de cada campeonato.

El rival de enfrente viene bien, es el mejor equipo que hemos visto en los últimos años, nos ha costado mucho en los clásicos anteriores y esta vez se juegan su última chance de prenderse de la pelea por el Apertura.

 

Por nuestra parte, el técnico ha consolidado algunas posiciones importantes y que tambaleaban bastante hace no tanto.

 

El rendimiento del equipo en general es bueno, a pesar de algunos puntos bajos en donde no hemos encontrado solución, Medina tiene un equipo en mente que le viene dando buenas respuestas.

 

Personalmente, no me importa tanto este campeonato, más allá de que no quiero perder por nada este partido, creo que es importante que el DT siga encontrando cosas más allá de los resultados.

 

El tiempo de trabajo es muy poco, no ha tenido tanto poder a la hora de traer jugadores y este plantel tiene nombres pesados como para hacer magia en un semestre.

 

Ganar este clásico y este Apertura serían muy importantes para la guillotina mediática y tribunera, no hay dudas, pero yo prefiero seguir pensando en algo más a largo plazo.

 

Analicemos:

 

Los puntos altos

 

En el arco se ha dado algo particular porque el plantel tiene excelentes goleros y tanto Conde como Mejía han podido sumar minutos y con condiciones diferentes los dos pueden ser perfectamente titulares.

 

Otro de los puntos altísimos para mi gusto es la defensa. Con Fucile por izquierda solucionó los problemas de Espino, que viene bajando notoriamente su rendimiento año a año.

 

El argentino Peruzzi se quedó definitivamente con el lateral derecho y Polenta-Corujo son una muralla en el fondo.

 

Creo que la defensa ha sido un punto muy bueno, tiene el plus de que tuvo que jugar muchos partidos sin Polenta con todo lo que eso significa y no pasó zozobras. Obviamente porque el “Bombero” del “Mama” está para salvar las papas donde se lo necesite y tuvo un gran desempeño junto a Corujo en el fondo.

 

El resto del equipo ha variado mucho, la única (nada más y nada menos) excepción es la del gurí Christian Oliva, que en pocos minutos se adueñó del mediocampo como si hiciera 100 años que juega ahí.

 

El déficit

 

La mitad de la cancha tiene dos caras, por un lado, está el sector central, donde mal o bien la cantidad de variantes en nombres y en calidad le ha dado más herramientas para terminar armando siempre un buen doble 5, pero lo mismo no pasa por las bandas.

 

Desde la era Munúa el equipo quedó como soldado a la formación 4-2-3-1, como si fuera una idea institucional (?). Kevin y Barcia eran los delanteros llevados a volantes que corrían las bandas y la alineación les quedaba pintada. Pero esto no se ha vuelto a repetir, al menos con el pasar del tiempo se ha ido desdibujando bastante.

 

Por izquierda De Pena no ha tenido buenos partidos en general, abusa mucho del centro a la nada y no termina de mejor manera las jugadas de ataque, tiene el don de su estado físico para ir y venir los 90 y eso quizá sea lo que lo mantiene como titular. Gonzalo Bueno ha sido su reemplazante pero la banda jamás le quedo bien al “Zorrito” que se desempeña mejor más cerca del área.

 

Por derecha ha probado mucho más, intentó con Barcia que no volvió a ser el mismo tras la lesión, Otormín no pudo ni sumar minutos hasta que se rompió y a Sebastián Fernández tampoco le queda muy bien ese puesto de tanto recorrido.

 

Quizá Zunino que estuvo los últimos partidos fuera por lesión termine definitivamente quedándose con ese puesto.

 

El otro punto bajo tal vez sea la delantera. Cuando no está Bergessio no parece haber quien la meta adentro y tampoco parece tener reemplazante natural.

 

Las incertidumbres

 

Hay dos jugadores de gran categoría que a mí personalmente me deslumbran pero que no han podido darle aun al equipo lo que seguramente tengan para dar. Ellos son Tabaré Viudez y Seba Rodríguez. Tal vez por temas personales con el técnico, tal vez por el estilo de la formación táctica o vaya a saber uno por qué, pero no han podido brillar en su máximo esplendor mas allá de algunos partidos o minutos puntuales.

 

La cantera y los puntos altos

 

De lo mejor que ha tenido este semestre y con gran mérito del cuerpo técnico son los canteranos. Desde la consolidación partido a partido de Corujo, su sobriedad, buen juego aéreo y criterio con la pelota hasta la calidad extrema de Oliva, quizá el gran descubrimiento del “Cacique”. Hace fácil todo lo difícil, se saca un hombre de arriba como si nada (algo que en el fútbol uruguayo se ve poco)

Es tácticamente un relojito y encima, tiene un remate de larga distancia con gol que lo convierten en un jugador clase A con todas las condiciones para hacer una gran carrera.

 

Son, hoy en día junto con Polenta los puestos fijos a mi gusto en cualquier 11 inicial.

 

Hablando de la cantera inagotable, atrás han quedado un poco Labandeira, Neves y Coelho, tal vez podamos pensar en ellos para el próximo semestre y terminen siendo tan importantes como los otros mencionados anteriormente.

 

Vuelvo a hablar del largo plazo, me parece que es un gran momento para tener paciencia más allá del resultado del domingo y seguir creyendo en este cuerpo técnico que ha dado muestras serias de que puede manejar un plantel con gurises del club y nombres pesados.

 

¡Es la semana más linda del año, se viene un partido muy especial y ojalá que al final de la jornada del domingo podamos tener una fiesta en paz!

Andrés Terranova
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *