“Han jugado con el corazón”

“Lo que nos deja el haber ganado y conseguido el título es el temperamento y el temple de los jugadores, lo que han mostrado en lo que duró el partido”, destacó Eduardo Domínguez tras el triunfo clásico en la final de la Supercopa Uruguaya, que fue su primer título como director técnico de Nacional.

“Me da la sensación de que Peñarol, sobre todo en el primer tiempo, no pudo encontrar los espacios. En el segundo hizo el gol en una pelota detenida y a partir de la expulsión los jugadores tuvieron coraje y han jugado con el corazón. Eso no se los regala nadie. Que muestren ese corazón para jugar este tipo de partidos nos deja para lo que viene y para lo que vinimos a buscar un augurio muy importante”, señaló.

“Los jugadores se sintieron cómodos. Jugaron con el corazón, con mucha templanza, y un carácter y una personalidad importante que no se consigue así como así, sino que se contagia”, reiteró Domínguez, y ponderó de sus futbolistas también “el orden que han tenido entre sí y la comunicación entre ellos”.

“Sabíamos a dónde iban a tirar los centros”

“Conseguir un título no es algo de siempre, y menos llegar y que el primer partido oficial sea con el rival de toda la vida en un proceso de rearmado. Por más que hemos ganado hay que tener los pies sobre la tierra y adquirir las ideas”, dijo, y valoró haber vencido a “un rival que hace las cosas bien, que tiene grandes jugadores y un gran técnico”.

“Nos deja una gran felicidad para disfrutar pero hay que seguir trabajando”, advirtió Domínguez, y explicó de su estrategia de jugar con cinco jugadores que “Peñarol se hace fuerte por afuera y busca generalmente el mano a mano con subida de laterales”. “Desdoblamos las bandas y éramos tres contra dos. Peñarol no pudo avanzar y tuvo que hacer juego interno, que no es lo de ellos”, explicó.

“Nos hemos sentido muy cómodos hasta el gol de ellos. Sabíamos a dónde iban a tirar los centros y estábamos bien parados. Nos faltó en la tenencia de pelota para desgastar más al rival, pero eso se trabaja y en eso haremos hincapié en estas semanas (…) Podíamos haber manejado mejor la pelota. Nos está costando, pero vamos en busca de ello”, admitió.

“Santiago Rodríguez es desequilibrante”

“No hay que desatender que era una final y lo que se venía hablando del rival. Teníamos que sacarnos de encima una mochila importante que veníamos acarreando, y eso juega también. Al sentir que no nos estaban vulnerando y que atacaban como queríamos que atacaran, seguramente perdimos en la tenencia de pelota y retrocedimos algunos metros, pero vamos a trabajar sobre eso para que el inicio sea mejor”, añadió.

Domínguez dijo que pidió a sus dirigidos para el alargue “mantener el orden, no desesperarse y buscar la calma mental”. “En los momentos en que nos veíamos desdoblados Peñarol siguió atacando de la misma forma. SI sabíamos cómo nos iban a atacar nos daba tranquilidad para sostener defensivamente el trabajo que habíamos planteado con cinco o con cuatro atrás”, agregó, y rechazó hablar del arbitraje.

Consultado por el joven Santiago Rodríguez, destacó que “ha hecho un buen partido”. “Es un chico desequilibrante que juega con una naturalidad que nos está gustando. Era una final y no es fácil jugar este tipo de partidos. A mi entender ha hecho de buena manera, más allá de que debe crecer y de que es un chico que está dando sus primeros pasos. Hay que protegerlo y debe trabajar más porque sabemos que puede dar más”, dijo.

Respecto a Felipe Carvalho, quien no jugó, explicó que “con la última suspensión del amistoso y otra situación que se dio, nunca pudo hacer fútbol”. “Lo queremos llevar de a poco. Se debe adaptar de a poco nuevamente al fútbol sudamericano. Sabemos que puede darnos mucho”, concluyó.

FútbolUy
Título Original: “Nacional: “Jugaron con el corazón”, destacó Eduardo Domínguez tras el triunfo clásico”