Goleada a domicilio

 

Nacional goleó a Liverpool por 4 a 1 en un partido donde comenzó abajo en el resultado. El doblete de Sebastián Rodríguez y los tantos de Sebastián Fernández y Rodrigo Aguirre fueron más que la apertura del marcador por intermedio de Michel Acosta.

Nacional aplastó a Liverpool 4-1 en Belvedere en el inicio de la octava fecha del Torneo Clausura en un partido que tuvo vértigo, goles y golazos.

Los tricolores llegaron sin margen de error en el certamen y obligados a ganar, por eso no llamó la atención que Martín Lasarte optara por tres delanteros ante un equipo de Rosario Martínez que tiene por característica defender con muchos hombres y salir rápido buscando el contragolpe.

Sebastián Rodríguez suelo detrás del doble cinco con Sebastián Fernández y Tabaré Viudez a los extremos de Rodrigo Aguirre fueron el mapa ofensivo de un equipo albo cuya propuesta se le cayó a los 2 minutos. ¿Por qué? Porque una desatención en el área dejó solo a Michel Acosta que la colgó en un ángulo para dejar clavado a Esteban Conde y firmar el 1-0.

A Nacional se le puso el partido cuesta arriba, en una cancha chica, ante un rival rocoso defensivamente y en desventaja. Sin embargo en el peor momento no perdió la calma, apostó a jugar a ras de suelo (aunque no siempre pudo) y encontró sociedades con Viudez como articulador.

El equipo de Lasarte buscó lateralizar las posesiones buscando abrir a una defensa que cada vez defendía más atrás. Y tanta avaricia táctica fue un pecado para Liverpool, que apenas pudo aguantar 10 minutos en ventaja antes de que Rodrigo Aguirre definiera cruzado para vulnerar a Rodrigo Rodríguez y establecer el 1-1.

Con el empate parcial jugaron 33 minutos más donde Nacional no pudo encontrar la llave que destrabe la maraña defensiva que plantearon los hombres de Rosario Martínez que llegaron a atacar una sola vez por intermedio de Juan Ignacio Ramírez.

Al complemento los dos equipos salieron con la misma tónica. Nacional decidido a ganar obligado por el calendario y la tabla de posiciones y Liverpool a hacer lo que pregona su entrenador, replegarse, cuidar el arco propio y explotar errores.

Pero lo cierto es que en la cancha la diferencia en los segundos 45 minutos fue abismal y en esa brecha Sebastián Rodríguez fue un gran responsable. El volante le puso una pelota bárbara a Fernández para que Papelito de cabeza firmara el 2-1 y ya con ventaja en el marcador dio un recital de fútbol.

Liverpool fue un equipo muy pobre, reducido en una expresión ultra-defensiva que terminó pagando muy caro ante un rival que dominó pelota, espacio y tiempo para imponer condiciones.

Fue así que Rodríguez se lució con dos golazos propios de su pegada para cerrar la goleada, firmar un 4-1 que sirve para recuperar el ánimo.

 

referi.uy

Título Original: “Nacional se recuperó y aplastó a Liverpool: 4-1”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La abdón