En suspenso

No podía empezar la columna sin decir que lo que pasó el sábado fue de las cosas raras que me tocó vivir en una cancha, había visto partidos con lluvia intensa y con granizo, pero con el gran tamaño de las piedras de hielo y la gran cantidad nunca.

Tengo imágenes de gente sangrando, de otros tratando de resguardarse en donde podía, niños y personas mayores que otros ayudaban y se protegían tratando que no los lastimen, en fin, algo nunca visto que me dejó marcas en varias zonas del cuerpo.

Cuando por fin paró, levantar la cabeza y mirar el pasto que lucía todo blanco y entender la decisión que tomó Tejera de suspender el partido.

Una anécdota más hoy en día, pero ayer miraba de reojo a un padre con el niño en los brazos y dos pibes con un trapo corriendo para taparlos y protegerlos exponiéndose a la merced de la lluvia de piedras, pienso que esa imagen es con la que me quiero quedar, dos Bolsos ayudando a otros Bolsos sin importar nada.

Del partido se puede decir que Liverpool arrancó mejor, presionando arriba y tratando de robar rápido la pelota para poner a sus delanteros a correr y tratar de aprovechar los laterales donde encontraban espacios con facilidad.

De a poco Nacional se fue ordenando en el mediocampo bajando Rodríguez unos metros para ayudar en la recuperación, también Viudez como Barcia bajaron para poder tapar las subidas de los laterales, con esos movimientos Nacional recuperó la mitad de la cancha y empezó a llegar al arco rival con peligro.

Espino-Barcia hacian daño por la izquierda cuando se juntaban con Rodríguez que los habilitaba bien y aprovechaba la velocidad de ambos.

En una jugada por izquierda donde precisamente se juntan Espino y Rodríguez, este último centra para la llegada de Barcia que remata, rebota y le queda nuevamente, la abre para Espino que venía como tromba que de primera le pega al primer palo y con un leve toque en un jugador de Liverpool se le mete a Bava para poner el 1 a 0.

Si bien Nacional no era superior estaba ganando por lo que le faltó en otros partidos, la efectividad.

Ese gol no cambió mucho el trámite, Liverpool siguió presionando arriba y Nacional no encontraba claridad, era fundamental que la pelota pasara por Oliva y Rodríguez para tener el balón y poder progresar con el mismo dominado.

Solo cuando la pelota pasaba por el “cabecita” el Bolso podía generar llegadas peligrosas. Viudez era bien escalonado y no podía desnivelar con su habilidad, Oliva y Romero eran presionados constantemente.

Liverpool atacaba encontrando espacios en los laterales, pero fallaba en el puntillazo final, eso marcaba que en el fondo no estábamos seguros y Conde tuvo intervenciones muy buenas que mantuvieron el arco en 0.

En el segundo tiempo el partido no cambió mucho, un Liverpool yendo arriba tratando de empatar y Nacional con algunos problemas defensivos y generando algo de peligro por el lado izquierdo.

Algunos chispazos de Viudez, pero solo duró 15 minutos, apenas para ver la amarilla a Oliva que llega a su 5ta y la entrada de Zunino en su lugar.

Nacional en un partido que se suspendió por inclemencias del tiempo iba ganando, aunque sin claridad, pero con la tan mencionada eficacia.

 

Conde: Cuando le tocó intervenir lo hizo en buena forma, estaba haciendo buen partido

Cotugno: Por momentos superado y por otros con buenas participaciones

Rolín: De los zagueros el más seguro, aunque en el juego aéreo perdió más de lo que ganó  

Erramuspe: Perdió en velocidad cuando tuvo que cubrir a los laterales y también por arriba, no tenía su mejor partido

Espino: Se vio algo del “Pacha” de otras fechas, el gol es producto de una buena proyección

Romero: Cuando jugó solo con Oliva en el medio fue superado, después recuperó un montón 

Oliva: En los primeros minutos fue superado con facilidad, después se acomodó

Rodríguez: Con la pelota en sus pies se vio lo mejor de Nacional, le faltó un poco más de fluidez 

Viudez: No pudo desnivelar como en otras ocasiones 

Bergessio: Tuvo que hacer mucho trabajo sucio bajando pelotas, pero no lo habilitaron para definir

Barcia: Con su velocidad y su movilidad estaba complicando 

Zunino: pocos minutos

 

En 58 minutos no se jugó bien, pero el resultado estaba siendo favorable y eso es lo que importaba en este momento, poder ganar y empezar a cambiar la pisada.

 

El Mejor: Espino con sus subidas dejó un tendal por el lateral izquierdo

Preocupante: El bajo nivel de Erramuspe

Lo increíble: La lluvia y el granizo 

Guillermo Canale
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *