Efectividad 0%

Una linda tarde, un sol que invitaba a salir y un entorno hermoso como es el Prado de Montevideo, todo eso y sumado a ver un partido de fútbol hacía pensar que era una tarde redonda.

Nacional llegó al Saroldi tratando de cambiar la cara del último partido contra Racing donde se ganó, pero sin jugar bien. Si vamos a lo que es estrictamente funcionamiento, se puede decir que se logró jugar mejor, ahora si vamos a el resultado, dejó una sensación amarga.

El partido no empezó fácil porque nos encontramos con un equipo muy ofensivo donde los primeros minutos nos atacaba y nos generaba espacios, más que nada por la velocidad de sus extremos. Eso nos sorprendió y desnudó problemas defensivos.

De apoco el equipo se fue acomodando, sobre todo cuando Viudez y Castro se tiraron un poco más atrás para ayudar a recuperar el balón. Se empezó a ganar la mitad de la cancha y Nacional tomó el control del partido.

Después del sacudón inicial, el Bolso tomó la iniciativa y empezó a generar situaciones de riesgo en el arco rival, sobre todo cuando la pelota pasaba por los pies de Castro y de Oliva, Viudez también aparecía, aunque con menos frecuencia.

Los espacios de a poco empezaban aparecer y las situaciones fueron llegando. Entre el ex tricolor Nicola Pérez más los palos y las malas definiciones hicieron que no se pudiera trasladar al tanteador las ocasiones que se tuvieron.

Los primeros 45 minutos fueron intensos, si bien Nacional contó con muchas chances de gol, River no se quedó atrás, contragolpeó y generó peligro con sus tres puntas.

Para el segundo tiempo la tónica no cambió, Nacional buscaba con pelota dominada y abriendo la cancha, pero se repetía en centros.

La entrada de Aguiar le dio más claridad y generó espacios también por el medio del terreno de juego.

Nacional empezó a dejar espacios en defensa más grandes y los contragolpes de River se hacían más peligrosos, eso hizo que si los primeros 45 minutos fueron intensos los segundos fueron de un vértigo aun mayor, porque el medio campo era salteado constantemente generando un gran ida y vuelta.

Aunque Nacional tuvo más profundidad que River, este último también tuvo ocasiones claras para abrir el tanteador pero otra vez las malas definiciones, los goleros y los palos fueron la explicación del resultado.

Nacional no pudo llevarse la victoria, sin duda que la nula efectividad y la actuación de Nicola Pérez fueron los grandes responsables de este resultado.

 

Conde: Cuando le tocó intervenir lo hizo de buena forma

Fucile: No fue el de otros partidos, ni subiendo ni marcando

García: El empuje de siempre pero un poco desordenado

Erramuspe: En el primer tiempo perdió en velocidad, después se acomodó

Espino: Sus constantes subidas hicieron daño, en defensa tuvo buenas y malas

Oliva: Tuvo un gran primer tiempo, en el segundo se lo vio cansado

Romero: Gran despliegue cubriendo a sus compañeros y tratando de ayudar en el armado del juego, buen partido 

Viudez: En velocidad y con la pelota en los pies fue imparable, aunque no fue muy constante 

Castro: Criterioso con el balón, desniveló en el 1 contra 1. Buen partido

Fernández: Movedizo, yendo por todo el frente de ataque, quizás le falto influir más en las jugadas 

Bergessio: Solo le faltó el gol, está en la racha que todos los goleadores tienen

Aguiar: Le dio más claridad al ataque, buen ingreso

Barcia: No pudo influir en el partido

Zunino: Pocos minutos

 

Un partido vibrante con situaciones para los dos lados y con un vértigo poco inusual en nuestro medio, pero con la sensación es que merecimos más y que si no fuera por la poca eficacia y la actuación del golero nos podríamos haber llevado los tres puntos.

Rescatable: La gran cantidad de situaciones de gol

Preocupante: Los problemas defensivos 

Lo Bueno: El ingreso de Aguiar y su claridad de juego   

 

Guillermo Canale
laabdon.com.uy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *