Con lo justo

Compartir!

Felipe Carballo encontró el gol de la diferencia en el complemento y los albos ganaron su segundo cotejo en igual cantidad de presentaciones

El partido comenzó con los albos teniendo el control del trámite y encontrando caminos para llegar al arco rival por intermedio de Rodrigo Amaral, quien clarificaba las acciones de su equipo.

Un remate del propio volante de media distancia se fue muy cerca del arco rival en la primera clara del juego, a lo que intentaban sumarse la velocidad por las bandas de Santiago Rodríguez y Gonzalo Castro.

Los venezolanos por contrapartida encontraban buenos cierres de Marrufo en defensa y cuando podía trataba de defenderse haciendo circular el balón con calma y haciendo correr los minutos.

Un cabezazo de Guzmán Corujo tras un córner a los 15′ dio un nuevo aviso de la búsqueda de la apertura, en un cotejo de ritmo lento y paciente por parte de ambos.

Los de Munúa eran más en cancha e incluso obligaron a algún despeje de extrema urgencia en los visitantes que recién sobre los 30′ consigueron dos jugadas asi al hilo en ataque.

Una falta de Corujo generó un tiro libre a distancia de mucho peligro y más tarde, un mal pase en zona de volantes terminó en una contra que encontró sólo a José Rivas ante el golero, pero en ambas ocasiones Luis Mejía mostró su gran momento para apagar las alarmas.

Amaral volvió a aparecer a los 37′ para poner un pase medido tras un quite de Neves y habilitó de cachetada al volante que se lanzó al ataque y cuando solo le quedaba vencer al golero para anotar, Galileo Del Castillo apareció para despejar.

Instantes después, una pelota parada que mandó el diez al área terminó con un agarrón de Marrufo sobre la camiseta de Guzmán Corujo que lo desestabilizó e hizo caer, pero Wilton Pereira no pitó el claro penal.

De allí al cierre poco pasó, con los albos sin terminar de pisar el acelerador y los dirigidos por Brignani cómodos con el trámite que se fue al descanso son goles.

El complemento comenzó con las mismas cartas, cuando Amaral tocaba el balón su equipo funcionaba, como pasó en una asistencia para un remate de Santiago Rodríguez que se fue apenas desviado.

De allí en más el partido cayó en un letargo, con los tricolores sin fórmular para llegar con criterio y los vinotinto bien parados, despejando una y otra vez y con Araque sin entrar demasiado en acción.

Munúa, ante esto, decidió realizar dos variantes, ingresó Yacob por Amaral, que ya se mostaba fatigado y luego Sebastián Fernández por Thiago Vecino, quien prácticamente no entró en acción.

Y eso le dio soluciones porque el equipo se mostró mucho más ofensivo y llegó al ansiado gol a los 69′. Una asistencia de Neves a Felipe Carballo terminó en un remate del volante que tocó en un defensa cobró altura y venció al golero rival para el 1-0.

Los albos encontraron en este tanto la tranquilidad necesaria para comenzar a cerrar el partido, mientras que los venezolanos realizaron cambios ofensivos para tratar en los minutos finales de poner el resultado en tablas.

Una estupenda jugada de Sebastián Fernández por derecha, delantero que le dio otra frescura al ataque, terminó con una asistencia medida a Santiago Rodríguez que definió muy débil ante Araque en lo que pudo ser el gol de la sentencia definitiva.

Nada cambiaría el partido hasta el pitazo final, instancia que selló el triunfo por 1-0 que le da seis puntos sobre seis disputados en el grupo “F” de la Libertadores, en un paso trascendente rumbo a la clasificación a la próxima instancia.

 

 

 

 

 

futbol.uy
Título original: “Libertadores: Nacional derrotó 1-0 ante Estudiantes de Mérida y tiene puntaje perfecto”