Aja tiene presente sus raíces

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

José Aja se codea con los “monstruos” de la MLS. Pirlo, Lampard, Kaká, Drogba, pero no se olvida de su querido Nacional

Le cuesta caer en la realidad. Vive un gran momento en lo deportivo, y se codea cada fin de semana con verdaderos “monstruos” del fútbol: Andrea Pirlo, Frank Lampard, David Villa, Didier Drogba y como compañero, a Kaká. Jugar a ese nivel fue otro sueño hecho realidad. Como lo fue jugar en Nacional.

José Aja (24) hoy parece tocar el cielo con las manos. Como cuando le tocó debutar con la tricolor en el pecho.”

“Mi sueño era poder jugar en el primero de Nacional, después salir campeón uruguayo, y los pude concretar. Eso no me lo quita nadie. Jugué, tuve participación en la Libertadores, en la Sudamericana, y pude festejar un título, todo en pocos meses, en poco tiempo. Nacional fue todo. El club del cual soy hincha, donde me formé, donde me hice, y cuando las cosas no se daban, cuando sentí que no iba a ser parte, fui a préstamo a Racing, y esa experiencia también me sirvió. Fue muy buena, muy positiva, tanto que significó el pase a la MLS”.


El que habla, serena y pausadamente, es el enorme zaguero (1.94) que hoy es pilar en el Orlando City, un equipo que apunta a todo y que tiene figuras de renombre internacional, como Kaká, por ejemplo, que se calza el brazalete de capitán y cumple el rol a la perfección.

“Cuando llegué acá, tenía muchas expectativas, pero nunca imaginé encontrarme con lo que me encontré. Es un club fantástico, tiene todo, pero todo ehhh… lo que te puedas imaginar y más. Me recibió el manager, me llevó al estadio, fui a conocer las instalaciones, y me dijo, te voy a presentar a un compañero; te quiere dar la bienvenida, ¡era Kaká! Yo no lo podría creer… ¡Kaká!, me dio la mano, me felicitó, me dijo que estaba a mis órdenes, y que le habían hablado mucho de mí. Vimos el partido juntos. Imaginate, toda una novedad. Después, con el tiempo, comprobé que no eran solo relaciones públicas. Kaká es así. Un tipo bárbaro, sensacional, humilde, que lleva muy bien su tarea como capitán del equipo, maneja muy bien al grupo, es muy querido, un gran compañero. Está en todos los detalles. Es un líder”.

Kaká y Julio Baptista hicieron buenas migas con el uruguayo. Lo cobijaron, lo llevaron de la mano y le enseñaron a caminar en el Orlando City, uno de los grandes animadores de la MLS. “Julio también, un fenómeno, y al igual que Kaká, no es estrella, es uno más, estuvo seis meses, pero fue importante”, agrega Aja.

José está solo. Pero tiene una vida ordenada y profesional cien por ciento. “Entrenamos todos los días de 8 a 12 en el complejo del club. Yo desayuno ahí, y almuerzo. Es a elección, pero como estoy cerca, a cinco minutos en auto, me quedo a almorzar, a pasar más horas en el club. Y después, nada. Vida normal, tranquila. Voy al apartamento que me consiguieron los dirigentes, y me pongo a ver una película y chateo con amigos, con mi familia. En realidad no extraño, es que se van turnando. Ahora viene mi padre (Ricardo Aja, exNacional) y se queda unos cuantos días. Antes estuvo mi madre, y mi novia también va y viene, así que no tengo mucho tiempo para estar solo… “, dice desde su residencia en Standford, en las afueras de la ciudad. “Es mucho más tranquilo, más verde, más espacioso y no hay tanto tránsito. Yo voy y vengo al club en cinco minutos, no es nada, y se vive muy bien”, agrega el zaguero.

Ni siquiera se cumplieron tres años de su debut en primera división. Fue el 30 de agosto de 2014, cuando suplantó (por lesión) a “Rafa” García en la zaga. Y después se mantuvo en el equipo. Jugó la Libertadores, ante Palestino. Al equipo no le fue bien, fue eliminado.

Un año después, ya con Gustavo Munúa como entrenador, debutó en la Sudamericana con gol, cuando Nacional derrotó 3-0 a Oriente Petrolero. Pero sus días en el tricolor parecían estar contados, y se fue a préstamo a Racing, donde logró afirmarse y madurar. Tuvo continuidad. Y su aporte fue más que importante. Jugó 12 partidos y anotó dos goles. Los de Sayago, condenados a descender, conservaron la categoría.

“Fue muy linda esa etapa en Racing, otro mundo, yo venía de un grande, y fue como empezar otra vez. Pero encontré un grupo bárbaro”.

Después le llegó la gran oportunidad. “No lo pensé. Viajamos con Marcelo Tejera (su representante) y firmamos un préstamo con opción a compra. Ahora el club decidió hacer uso de esa opción y firmé contrato por tres años. Estoy más que conforme, es un torneo muy parejo, hay figuras de todo el mundo, y no hay rivales débiles, son todos complicadísimos. Ha crecido un montón la MLS. Hoy estamos jugando en un estadio nuevo, recién inaugurado”, dice el defensa.

Tanto ha crecido el fútbol en Estados Unidos que ya no se ven estadios vacíos. Y, obviamente, si de tecnología se trata, es la Liga mejor posicionada. De hecho, ya empezó a implementarse el VAR. “Sí, ya se utiliza, pero solo para jugadas puntales en el área, un penal, un gol, básicamente eso… y en ese sentido ligué mal. Una semana antes de implementase el VAR hice un gol. El partido estaba 2 a 2 y anoté el gol del triunfo. Pero el línea levantó la bandera y dijo que la pelota había salido y entrado en la ejecución del tiro de esquina… después vimos la repetición y la pelota no salió. Con el VAR no hubiese pasado. Al línea lo multaron. Los árbitros que se equivocan, deben pagar multas”. Otro mundo del crack silencioso.

 

 

Ovación

Título original: “El crack silencioso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons
La abdón